Dr. Luis Saavedra Arechaga

Especialista en Rehabilitación Oral y Ortodoncia

Todo comenzó en el corazón de Santiago Centro, año 1941...

en Moneda 973 oficina 831, entre calles bulliciosas y edificios imponentes, se alzaba un pequeño rincón que irradiaba historias entrelazadas entre sonrisas y cuidado bucal. Esta clínica dental no era solo un lugar para arreglar dientes; era un legado, una herencia de tres generaciones.

Comenzó como un sueño del abuelo, Don Luis Saavedra Lapiedra, un hombre apasionado por la odontología y con un cariño inmenso por sus pacientes. Con manos hábiles y un corazón generoso, fundó un legado en odontología que cuenta más de ochenta años. Su habilidad para mezclar profesionalismo con calidez humana convirtió a la clínica en un faro para aquellos que buscaban más que solo cuidado dental.

Con el tiempo, su hijo, Luis Saavedra Arechaga, se unió a la práctica. Una cosa era evidente: algunos de los pacientes que alguna vez fueron atendidos por Don Luis Saavedra Lapidrada por Matías Cousiño 150 of 816, sin perder la esencia familiar. La reputación de la clínica creció, pero lo más valioso era el vínculo con sus pacientes.

La tercera generación, Luis Ignacio Saavedra Galaz, creció rodeado por el aroma a desinfectante y el sonido de instrumentos dentales. Desde pequeño, su abuelo y padre le enseñaron el valor del trabajo duro y el respeto por cada paciente que cruzaba la puerta de sus clínicas. Ignacio creció con un sueño: continuar el legado familiar.

Con el tiempo, Ignacio se unió al equipo. Modernizó aún más la clínica la que hoy se llama Biodent ubicada en Av. Apoquindo 4100, implementando las últimas tecnologías sin dejar de lado la cercanía con los pacientes.

Una cosa era evidente: algunos de los pacientes que alguna vez fueron atendidos por Don Luis Saavedra Lapiedra, ahora llevaban a sus nietos para recibir cuidado dental de Ignacio.

Dr. Ignacio Saavedra Galaz

Especialista en Ortodoncia Estética e Invisalign

LA MAGIA DE BIODENT...

no residía solo en su experiencia clínica, sino en las historias que tejían con cada paciente. Había familias enteras que habían confiado sus sonrisas a tres generaciones de esta familia de odontólogos. Los nietos de aquellos primeros pacientes del abuelo Don Luis ahora se sentaban en las mismas sillas donde una vez se sentaron sus abuelos.

Biodent no era solo una clínica dental; era un reflejo de la pasión y el compromiso que atravesaban generaciones. El legado de cuidado, empatía y profesionalismo fluía de abuelo a padre y de padre a hijo, nutrido por la gratitud y fidelidad de sus pacientes, quienes, con cada visita, fortalecían los lazos de esta historia familiar que perduraría por generaciones más.